jueves, 25 de junio de 2015

Una promesa... es una promesa...

Voy a enseñarles dos de algunas de las camisetas que le preparé a Noa para este verano...



Para hacer esta camiseta (que ha sido un pedido exclusivo de su parte al ver una camiseta del padre...) he escrito y pintado con rotulador textil sobre un lienzo blanco. Luego lo pegué en la camiseta con entretela papel doble clara y lo fije con costura.

Y otra camiseta que me apetece mucho mostrar es esta...



Para hacer esta camiseta pinté un corazón en la camiseta y pegué los recortes de cintas en forma vertical. Luego planché para quitar la tnta y fijé con costura. Fácil no, lo siguiente...



Y... ¿Sabéis por qué? Porque esa "maleta" que tiene Noa a su vera, es una gaita y por primera vez, en el Concierto de fin de curso de la Escuela de Música Tradicional "A Mansalva", tocó una canción en público.


Ella dice que la camiseta le dio suerte, pero la verdad verdadera es que los profes de la Escuela son oro en paño (Marisa Valle Rosso, Pablo Carrera y David Varela). Da gusto ver y vivir como cuidan a los peques estándo en todos y cada uno de los detalles para que todo salga bien y para que los peques se lo pasen genial, disfruten y vivan nuestra música. En el caso de Noa, aplausos incondicionales y un gracias como la copa de un pino a Pablo Carrera que es su profe de gaita (un lujo sin lugar a dudas...)

Pero... ha llegado la hora de cumplir con una promesa... Hace unas semanas, le prometí a Noa que este verano se lo iba a dedicar a ella y a Salva... y una promesa, es una promesa...

Ha llegado la hora de poner la funda donde corresponde y dedicar tiempo a mi familia, porque sin ellos yo no soy nada...



Me despido hasta septiembre... Ahora toca mochila y carretera... hasta el infinito y más allá...



Disfrutar del verano y ser buenos... (o al menos intentarlo)....

Hasta pronto!